Sal Hernández, III

Aunque muchas personas quizá no conozcan personalmente a Sal Hernández III, él dista de ser un novato en la industria musical. Cada tono vocal, cada movimiento de mano e incluso cada gesto, han sido practicados y perfeccionados; su talento ha estado en crecimiento desde que tenía diez años de edad.

Hace unos catorce años, un joven Sal comenzó a opacar a su padre, Salvador Hernández, en diferentes presentaciones en la región. Salvador era un intérprete veterano de la música de mariachi, con años de experiencia en la industria musical. Sal era muy joven en aquel entonces, pero obtuvo experiencia valiosa por haber seguido a su padre y absorbió todo lo posible de sus presentaciones. Cuando Sal comenzó a presentarse, abordó nerviosamente el escenario, con su padre cerca observando, aconsejándole, entusiasmado por ver el talento de su hijo desarrollarse.

Al inicio de su carrera, Sal se presentó en eventos como la Feria Estatal de Albuquerque, la Expo de Juárez, festivales en California, y localmente en la Conferencia Internacional de Mariachis en el 2009, cuando obtuvo el más alto honor en la Exhibición de Estudiantes. Su trayectoria musical incluye múltiples géneros de música mexicana como mariachi y trío. Incluso, en algún momento, Sal tuvo su propia banda llamada Zúmbale, enfocada en cumbias tropicales. Además ha trabajado con música norteña y de banda, y recientemente incursionó en el género del rap latino.

Jesus Blanco Garcia y Óscar Alvarado, compañeros artistas y amigos, le pidieron a Sal grabar una colaboración para una canción del grupo Crosstown Kingz. Sal estuvo de acuerdo en hacerlo, pero en lugar de una colaboración, su parte terminó siendo la voz principal en la canción y en el video que se filmó aquí en Las Cruces. La canción era una melodía de rap latino, algo que Sal nunca pensó hacer. “Fue realmente divertido y me alegro de haberlo hecho, pero no es algo que consideraría realizar todo el tiempo”, ríe Sal.

Obviamente, los talentos que Sal posee se han diversificado singularmente. Más allá de la música, Sal también ha destacado en otras áreas. Desde la escuela primaria y hasta la preparatoria, demostró ser un estudiante académicamente sobresaliente. Recibió una beca completa en la New Mexico State University, de donde se graduó con un título de enfermería en el 2011. Siempre se ha visualizado en el campo médico —si no es cantando— y hoy en día trabaja como enfermero registrado en el Departamento de Telemetría del Memorial Medical Center. Planea continuar su educación en NMSU para algún día poder recibir su doctorado.

Le pregunté a su padre Salvador que si pudiera elegir entre una cosa u otra para Sal, cuál sería: una carrera médica o musical. “Sé que tiene talento, así que diré que la música”, comenta Salvador. “¡Si no lo tuviera, le diría que mantuviera su trabajo diurno!”, bromea su padre. “Tiene algo que el dinero no puede comprar y necesita aprovecharlo. Pero siempre lo apoyaremos, no importa qué decida”.

La mayoría de la gente no es tan afortunada como para dominar un área de especialización; Sal está en camino de dominar dos. El gran dilema es elegir cuál seguir primero. Por un lado, tiene el potencial de hacerlo bien en el campo médico; por el otro, está su verdadera pasión: cantar. Afortunadamente, Dios tiene un modo de dirigirnos si tan solo escuchamos lo que Él nos dice. Sal dice que exactamente eso está sucediendo con el modo en que las cosas se mueven en su carrera musical.

“Conocí a Gory hace tiempo, pero perdimos comunicación y después él intentó contactarme. Finalmente, nos encontramos de nuevo y dijo que tenía una canción para que yo la escuche”, dice Sal. Gory Reséndiz es un cantautor y no es ninguna sorpresa que haya elegido a Sal para esta canción en particular. “Fue muy insistente sobre sacar esta canción”, dice Sal entre risas. Aunque el arreglo estaba poco pulido entonces, cuando Sal la escuchó por primera vez realmente le gustó. Gory le envió la canción a un arreglista en México y, cuando estuvo de vuelta, Sal la escuchó de nuevo y se convenció de que en verdad le gustaba y de que podría hacer algo realmente bueno con ella.

“Quédate” es el nombre de la canción y es un verdadero nuevo híbrido de música. La composición es una mezcla de banda y norteña, mientras que la voz tienen una ligera similitud al estilo de Marco Antonio Solís. Si pudiera nombrar a este tipo particular de música, dice Sal, “tendría que decir que es banda romántica o balada banda”.

Blanco, un amigo de Sal que tiene un estudio de grabación en su casa, sugirió grabar la canción. La letra y la música, combinadas con la suave voz de Sal, se mezclaron bellamente en este sencillo. Y aunque seguía siendo amateur, la canción llegó hasta el DJ Checo de La Grande, quien comenzó a tocarla. La gente comenzó a preguntar por ella y a solicitarla, a pesar de no haber sido grabada profesionalmente. Sal y su papá decidieron que era necesario rehacer “Quédate” para que pudiera llegar más lejos.

Contactaron a un amigo de Salvador en California, Adrián Trujillo, y luego de varias semanas de intercambiar correos electrónicos, fijaron una fecha para viajar a Los Ángeles y grabarla. Sal, sus padres y su novia Alysha —la chica en el video— realizaron el viaje para terminar el sencillo. Adrián produjo el video y la grabación y aportó los instrumentos en vivo. Les tomó varios días llevar a cabo todo, y cuando dejaron Los Ángeles tenían una sensación de esperanza en que esta canción levantaría la carrera musical de Sal.

En su camino de regreso a Las Cruces, Sal recibió una llamada telefónica de César Ortiz. Ni Sal ni su papá conocían a Ortiz, pero él les solicitó que regresaran a L.A. César escuchó acerca de Sal y “Quédate” a través de Gory Reséndiz; tuvo la oportunidad de ver el video y escuchar la canción y vio el enorme potencial que tenía. Ortiz se ofreció a ayudar a que la canción se tocara en diferentes estaciones de radio en Los Ángeles, pero también sugirió considerar los premios Lo Mejor de Washington, un galardón que se enfoca en artistas emergentes.

Hoy en día la canción se toca en varias estaciones de radio a lo largo del suroeste y de México, incluyendo La Rancherita 1000 AM, La Grande 98.7 FM y por Ricardo Cantú en La Z 107.5 FM en Cuidad Juarez. El impulso que la canción está recibiendo le ha traído a Sal un par de nominaciones en los próximos premios Lo Mejor, incluyendo Revelación Masculina del Año y Canción del Año.

“Quédate” ya ha potenciado la carrera musical de Sal, quien está disfrutando de la atención que ha recibido recientemente, incluyendo una entrevista en televisión por Univisión y otras más en la radio. Sin embargo, entiende que no podría estar donde está hoy sin las personas que le han ayudado a hacerlo, incluyendo a su familia. Su madre Olga es su soporte, su admiradora número uno y colaboradora. Su padre Salvador es su mentor, lo ha ayudado a lograr grandeza vocal y lo ha guiado hacia el éxito en la industria. También le agradece a su novia Alysha por su apoyo infinito. Además, está muy agradecido con la gente que ha creído en él lo suficiente como para darle una oportunidad. La popularidad de “Quédate” ha sido posible solamente por el arduo trabajo de gente como Gory Resendiz, Jesus Blanco Garcia, Adrián Trujillo, César Ortiz, Ivan Tostado y Ricardo Cantu, así como de todos aquellos que han pavimentado el camino para que esta canción triunfe.


SPRING 2013
You are here: Home Lifestyle Arts & Entertainment Sal Hernández, III